Blogia
Écheme el Cuento

EL HOMBRE DE LA LUNA

EL HOMBRE DE LA LUNA

Lo más inverosimílde ésta historia contada por Silvia Andrea Valecia

es que es cierta. Disfrutenla.

 

 

      ¿A quién se le iba a ocurrir semejante despropósito? ¡ A un chileno, po!

     Jenaro no le comentó a nadie, absolutamente a nadie su propósito. El notario no hizo preguntas, pero revisó nerviosamente el archivo de patentes, como no encontró ni siquiera algo parecido, y Jernaro ya había cancelado los 42 mil pesos estipulados, selló el papel.

     Jenaro salió con su mejor sonrisa a la calle mirando al sol que ya estaba por esconderse. Pensó que alguien ya hubiera tenido la idea antes, pero que no se había atrevido a llevarla a cabo. Se sentía el dueño del universo entero.

     Se pasó la vida guardando ese papel y mirando la luna. Todos le decían que era un soñador, pero el sabía que no, que él no era un soñador ni nada semejante, era un hombre de visión, un hombre de negocios.

     El 20 de Julio de 1969, dieciséis años después del registro, llegó la esperada llamada. La NASA, en voz del presidente Nixon, le solicitaba permiso para el alunizaje.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres